Ciberlunes

Ciberlunes

  1. FANTASÍA

Ellen Davis es rubia. Ignoro si de nacimiento o sobrevenida. Supongo que da igual.

Ojos azules, sonrisa aparentemente franca.

Le imagino una infancia normal en Galesburg, Illinois, cerquita de Chicago. Lagos, bosques, algunas similitudes con Cypress Creek, diría yo, no me hagan mucho caso, tengo obsesión con los lugares aparentemente perfectos en plan American Beauty.

En la universidad, tras una fiesta salvaje de la hermandad Alpha-Beta, Ellen tiene una revelación: el Black Friday está bien, qué duda cabe, dinamiza el consumo pre-navideño… pero hay que mirar más allá.

“¿Y si creáramos un término que ayudara a dinamizar también el consumo online en esas fechas?”, piensa. “El Friday ya está cogido, habrá que buscar alternativas”.

“¿Y si partiéramos del lunes, el monday?”, piensa.

“¿Really?”, le dicen sus otras neuronas.

“Why not”, dice ella.

Además, como es uno de los únicos 12 estadounidenses -conozco a los otros 11 personalmente- que aborrecen el Día de Acción de Gracias, se lo ocurre situar el lunes en cuestión justo después de esa fecha tan pero tan norteamericana, para olvidar así el maldito pavo lo antes posible.

Solo le falta un nombre resultón, sepsi, que permita que anide fácilmente en las costumbres del mundo occidental.

Aquí no se rompe la cabeza, bastante resaca tiene ya. Ciberlunes o cybermonday, y a correr.

  1. REALIDAD

¿Por qué el Ciberlunes se ha convertido en el referente mundial del ciberconsumo pre-navideño?

Hace tiempo le dije a un amigo -esto es casi lo único de verdad de toda esta entrada- que nosotros no veríamos el pago masivo por móvil. Nunca he tenido don para la adivinación profética, la verdad.

Eso era en la época en que el consumo online todavía estaba despegando. Mucho antes de que Black Mirror nos reafirmara a tantos en nuestros prejuicios hacia la tecnología y su mal uso.

Lo cierto es que hace tiempo que el consumo online echó a volar y tomó velocidad de crucero con aceleraciones continuadas. ¿Alguien se imagina un parón o una escala? No way.

El consumidor ha dado un salto cultural tan importante en tan poco tiempo que todavía algunos pensamos que tiene que ser obra de un estado orwelliano adicto a acciones tipo chemtrails.

No es que el consumidor sienta que el online es un canal cómodo, seguro (o no mucho menos que otros), cool, rápido, adecuado en precio y muchas otras cosas más… es que es un canal RELEVANTE, con todo el sentido para él, que ha venido a llenar un hueco de necesidad.

Los que pensábamos que Halloween era una fiesta imperialista que nunca cruzaría el charco, los que pensábamos que Eurovisión había tocado techo en su acepción más hortera, los que pensábamos que nos moriríamos sin ver a España campeona del Mundial de Fútbol… todos esos, tenemos que reconocer que el ciberconsumo no ha hecho más que empezar.

No es un tema de datos -que también-, sino DE DISCURSO, lo cual es culturalmente más importante.

  1. CODA

Señorita -o señora- Davis, acertaste en dar forma a la ola, en eso poca gente tenemos dudas.

Y tú, marca que no estés bien pertrechada en el mundo online con una experiencia de cliente adecuada, vete pidiendo hora con aquel personaje bajito tan divertido de Lucky Lucke.

 



Mario Arqued

Formado en sociología y psicología social, mi vida es la investigación cualitativa de mercados. Creo en el consumidor-ciudadano y en el análisis de su discurso. Enamorado de la etnografía y de todo lo que tiene que ver con comprender in situ a las personas. La investigación me gusta, pero nada comparable a un buen paseo urbano en bicicleta o a jugar con mis fantásticos tres hijos. Me apasiona todo lo que tiene que ver con la creatividad y el pensamiento lateral.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias IPSOS