La importancia de ser feliz en el trabajo

La importancia de ser feliz en el trabajo

Últimamente he retomado esa parte tan saludable del mundo laboral que es comer o tomar cañas con los clientes y colegas de la competencia. Debo de reconocer que me he sorprendido, ¡y mucho!

La pregunta recurrente ha sido “¿Qué os pasa en Ipsos?”… puff vaya preguntita, a ver por dónde me salen, ¡miedo me da!

“¡Sois la empresa de moda!”… menos mal, esto pinta bien…

En mi cabeza daban vueltas nuestras herramientas más guays, que si Neurociencia, Communities, Social Bussiness Intelligence, Engage feedback Management… pero no, no iba de eso.

Resulta que somos la empresa de moda por, palabras exactas, “lo genial que es trabajar con Ipsos, y trabajar en Ipsos”.

De un plumazo parece ser que estamos en el top del “Best place to work” (y eso que no participamos) y encima podemos sacar un nuevo sello “Best Company to work to”.

El 1 de mayo es el Día Mundial del Trabajador y tengo que declararme culpable. Sí, soy feliz de trabajar en Ipsos. Lo triste del tema es que ha tenido que venir alguien de fuera para que me diese cuenta de ello.

A partir de esta conversación empecé a reflexionar, a hablar con compañeros de Ipsos, con clientes, con amigos que trabajan en otras empresas fuera del sector de la investigación, con mi marido, vamos, que me dediqué a moderar de forma encubierta indagando en aquellos aspectos que pueden hacer que un trabajador sea Feliz en el trabajo.

La primera respuesta fue “No hables de Felicidad, ese concepto no se aplica en el trabajo; habla de Bienestar”. Lo siento, pero a mí eso del bienestar me suena muy new age, muy a la típica foto de Google de una mujer meditando en la playa en la postura del loto, nada más contrario a mi realidad que es un no parar, neuronas en funcionamiento constante, conversaciones estimulantes, trabajo en equipo hablando todos a la vez, post-its de colores llenos de buenas ideas, insight sobre mil categorías….

Cuando le pregunté a mi marido (por cierto, financiero), la repuesta fue: “tener un trabajo estimulante y bien remunerado que te permita conseguir lo que quieres a nivel personal”. Ya sabía yo que de conciliación no iba a hablar…

Mi amiga María (exprofesora de primaria y ahora coacher) me dijo que ella era feliz desde que se dedicaba a “cochear” a padres, sobre cómo educar a sus hijos, que haber ido a la raíz del problema de muchos niños (los padres), le hacía extremadamente feliz, a lo que se unía un horario muy flexible que le permitía hacer nuevos cursos y plantearse nuevos retos.

Mi primo, que trabaja en una cadena de montaje, me dio otra repuesta diferente: “hacer lo mío en 8 horas al día, no tener responsabilidades y no llevarme problemas a casa”… ¡Pues tan ricamente!

Cuando se lo pregunté al equipo, cada uno me salió por peteneras; las típicas respuestas sobre la conciliación, una empresa con un buen ambiente de trabajo, reconocimiento, pero en cuanto les piqué un poco (y tras dos cervezas), salió a la luz la realidad: me gusta que me dejen ser como soy y que a la vez la empresa intente sacar lo mejor de mí. Me gusta que me reten, no es sólo sentirse útil o valorado, es sentir que aporto algo a este mundo cada día.

Llegados a este punto, no tengo ni idea de qué es “Ser feliz en el trabajo”, o mejor dicho, creo que es algo completamente individual, lo que te hace feliz como persona, te hace feliz en el trabajo.

La individualidad es heterogénea, por lo tanto, aquellas empresas que intenten estandarizar sistemas, que crean que una acción vale para todos sus trabajadores, que se gasten mucho dinero en formaciones comunes a todos, estarán desperdiciando tiempo y dinero.

En cambio, aquellas empresas que se preocupan de lo que realmente piensan, sienten, quieren y necesitan sus trabajadores a nivel individual., las empresas que preguntan, sea con una charla o sea con una encuesta, las empresas que escuchan y que analizan esta información para desarrollar sus estrategias de RRHH, son aquellas que triunfan y que seguirán triunfando.

Si algo he aprendido en estos años (los buenos y los malos) es que todos somos mucho más eficientes a nivel laboral cuando estamos felices y disfrutamos con lo que hacemos (es una genuina reflexión Pre-Google).

Para avanzar hacia el futuro, para crear el futuro, para crecer, hace falta eficiencia inteligente y ésta pasa necesariamente por la Felicidad en el trabajo.

¡Feliz día del trabajador!

 



Marina Navarro

Directora del cuali de Ipsos desde uff hace ya 10 años! Apasionada de la investigación, el cuali y de los cualis, no podría vivir sin sus mentes creativas, su pensamiento lateral y su infinita capacidad de innovación. Adoro trabajar con los clientes codo a codo, ayudarles a lanzar mejores productos, marcas, comunicaciones, alcanzar el éxito de la mano y todo fundamentado en insights que salen del corazón, de la emoción, aquellos que funcionan porque nos tocan en lo más dentro. Además me derrito con mis dos pequeños churumbeles, en definitiva, la sal de la vida!

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias IPSOS