No hay soluciones fáciles: incertidumbre política en un mundo cambiante

No hay soluciones fáciles: incertidumbre política en un mundo cambiante

Una de las tendencias más claras detectadas en nuestra encuesta Global Trends Survey 2017 es una añoranza del pasado, el descontento sobre nuestro presente y la inquietud acerca de nuestro futuro. Lo único seguro es que hoy todo es incierto. ¿Cómo los Gobiernos, las Marcas, las Empresas pueden reducir esa incertidumbre? No aparece una solución, una bala de plata que solvente todos los males.

Para empezar, está claro que muchos, en todo el mundo ven a su Gobierno como una institución remota que no cuida de sus intereses.

Encontramos a España entre los países menos satisfechos (en el momento en que realizábamos las encuestas de nuestra Global Trends Survey, septiembre de 2016), la insatisfacción pasaba por el Desempleo (71.6%), la Corrupción (36.6%) y la Clase Política (29.3%). Auténticas pistolas humeantes en las manos de nuestros Gobernantes, que explican la insatisfacción de los españoles.

Esta insatisfacción con el Gobierno choca con que la mayoría de la gente se siente feliz con su entorno próximo sugiriendo tal vez que los Gobiernos tienen poco que ver con las actividades locales más próximas. En España resulta especialmente evidente: tenemos una satisfacción por encima de la media con nuestro entorno (63% y mejorando respecto al 2014) pero estamos claramente descontentos con nuestros gobernantes.

¿Qué está produciendo este descontento con toda esta incertidumbre política?

Nuestros datos sugieren que mientras que el descontento puede ser común, los factores detrás de él son variados. Para dar una respuesta sencilla a estas múltiples causas, se ha recurrido al Populismo. Pero para encontrar una solución a la insatisfacción hay que ir más allá del concepto “populismo”, de moda entre los medios. La Opinión Pública no debe de ser ignorada y empaquetada bajo una sola etiqueta, por más atractivo que nos parezca.

Primero, la mayoría de la gente sigue creyendo en la democracia (72%) y en la mayor parte de los países dos de cada tres piensan que es la forma ideal de Gobierno.

En España no hay mucho cuestionamiento al respecto (80%), con mayor cantidad de respuestas positivas que países de referencia como el Reino Unido, los Estados Unidos o Francia. ¿Pero cómo cuadra esto con la insatisfacción? ¿El sistema está bien y los Gobiernos no? Entendemos la Democracia como un conjunto de valores que van más allá de unas elecciones periódicas de representantes. El populismo, por el contrario, presenta valores enfrentados a los democráticos, veamos que está pasando con algunos de esos valores:

  • ¿Sentimiento anti-inmigración? ¡Sí! 55% en promedio, 52% en España piensan que hay demasiados inmigrantes en su país, y el 64% desea que las políticas públicas se endurezcan.
  • ¿Sentir que tus preocupaciones están siendo ignoradas a favor de los intereses de los poderosos? ¡Sí! Así lo sienten un 80% de los españoles. De hecho, el 85% piensa que una oligarquía mueve los hilos… ¡¡¡sólo superado por México!!!
  • ¿Desea que un líder fuerte reemplace al gobierno elegido, e incluso una revolución? ¡Sí! España es el tercer país que en mayor medida pide un líder fuerte (75% de los encuestados), con un 53% que piensa que necesitamos una revolución para avanzar.
  • ¿Tiene Miedo? ¡Sí! El 80% piensan que el mundo se está convirtiendo en un lugar peligroso. Este miedo está vinculado a inseguridad económica: En comparación con sus padres, el 54% cree que es menos probable que tengan un empleo seguro y el 72% tiene la percepción que tendremos dificultades para jubilarnos.

Pero hay valores propios de una sociedad democrática que también cuentan con un más que amplio respaldo:

  • ¿El rol de la mujer? España es el segundo país en el ranking donde las mujeres piensan que su rol es algo más que ser madres y esposas (77%). Eso afecta al rol del hombre, más involucrado en el cuidado de la casa y de los hijos (España en la media, con un 69%).
  • ¿Diferencias de clases? España está en la parte alta de la tabla con un 84% de personas que piensan que la diferencia de ingresos es negativa para la sociedad.
  • ¿Xenofobia? Tenemos más en común con gente de todo el mundo que cosas que nos separan: Eso cree el 66% del total y el 72% de los españoles.
  • ¿LGTB? Se confirma que España es un país líder en la aceptación de las diversas alternativas de identidad sexual, el 90% de los entrevistados consideran que gays y lesbianas deben de poder vivir la vida como deseen, frente al 74% global.
  • ¿Globalización? sigue siendo percibida como positiva en la mayor parte del mundo (55%), pero en retroceso en los países desarrollados, en España solo el 41% la consideran positiva, frente al 41% que opina lo contrario… un interesante empate.

¿Cuál es el punto de vista de Ipsos?

Es cierto que muchos ciudadanos de todo el mundo están unidos por una profunda insatisfacción con la forma en que van las cosas, lo que puede verse en algunos de los grandes trastornos del 2016. Pero sería un error agruparlos a todos bajo una sola bandera del ‘aumento del populismo’ ‒muchas de estas tendencias han existido en el pasado, y hay un conjunto diverso de factores para diferentes personas y diferentes países.

Es importante que los gobiernos aborden los problemas básicos, como disminuir el desempleo, que sigue siendo una prioridad en todo el mundo. Sin embargo, las percepciones son tan importantes como la realidad, particularmente el optimismo en cuanto a que el país se está moviendo en la dirección correcta.

Habida cuenta que los gobiernos nacionales reciben poco crédito por la forma en que las personas perciben su entorno local, las administraciones tendrán que determinar exactamente cuáles son los indicadores claves en sus propios países que darán a los ciudadanos la sensación que están en el camino correcto. A veces, en algún país, algún político encuentra una de estas claves, la usa adecuadamente y se transforma en el Tsipras o Macron de turno.

Hemos visto que el crecimiento económico no es lo más importante para todos los ciudadanos alrededor del mundo. Se prioriza más en los mercados emergentes, pero en las economías establecidas la gente anhela algo más. Algo que reflejará un conjunto más difuso de los valores culturales y de identidad, así como de las preocupaciones económicas, y que será aún más difícil de definir, e incluso más difícil de lograr. Las marcas, las compañías y los gobiernos que ofrezcan un sentido, un significado a estas preocupaciones, triunfarán.

Si bien las organizaciones deben mostrar extrema precaución al intentar utilizar movimientos políticos y sociales (en particular los impulsados por la ira, la desigualdad o la protesta, tenemos reciente lo acontecido con Kendall Jenner y Pepsi) para vender su producto o reforzar su marca, la actual inestabilidad y falta de sentido percibido por muchas personas en todo el mundo no puede ser ignorado. En ésta época de Incertidumbre, es posible que las marcas necesiten brindar respiro, tranquilidad y diversión a sus consumidores.

 



Antonio Gómez

Dicen que la curiosidad mató al gato… en mi caso tengo más de 7 vidas. Afortunadamente mi profesión me permite saciar mi curiosidad en múltiples mercados y disfruto ayudando a nuestros clientes a tomar e implementar las mejores decisiones para su negocio a partir de las necesidades de los individuos. El mundo cambiante genera retos constantes para las empresas y para los individuos, que somos a la vez consumidores, clientes y ciudadanos. Mi pasión: entender este mundo cambiante y generar el conocimiento para adaptarnos a él. Otras pasiones: el buceo y los gatos (por separado!!)

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias IPSOS