Por qué no invertir en investigación de mercados

Por qué no invertir en investigación de mercados

Alguien tenía que decirlo. Basta ya de historias. No podemos permitir que esto siga así. No debemos.

Mi experiencia de 15 años en el sector de las empresas de investigación de mercados me permite desenmascararlo sin asomo de duda. Desde dentro es algo compartido casi de manera general, pero todavía existe un velo de silencio que, desde luego, no hace ningún bien.

En esta era de la posverdad cada uno tenemos nuestra responsabilidad; ésta es la mía. Desde mi posición actual he tenido acceso a documentación verdaderamente comprometedora.

¿Que por qué escribo esto? Porque ya es hora de que el sector de las empresas de estudios de mercado tenga su propio Research Leaks. ¿Me llamarán traidor? ¿El nuevo Assange? ¿El nuevo Manning? Asumo el peligro. Me refugiaré en la embajada de algún país si las cosas se ponen feas. Contactos no me faltan.

Bueno, me centro, que si no me pongo a divagar y no avanzo.

Voy a tratar de hacer un resumen acerca de, como decía en el título, por qué no invertir en estudios de mercado. Ni cuantitativos, ni cualitativos (los peores), ni misterys, ni online…. Ni nada.

Razones no faltan, pero por motivos operativos lo sintetizaré en un decálogo.

Estas son mis 10 razones de por qué no trabajar con empresas de investigación de mercados:

  1. No aportan más que insights que permiten tomar decisiones de negocio de manera científica, avalada no solamente por el poder las muestras sino por la experiencia de infinitos años en la categoría.
  2. Solo permiten tener la certeza de lanzar productos avalados por el consumidor y sus needstates a clientes de todos los sectores imaginables.
  3. Únicamente permiten detectar oportunidades en el mercado para reposicionar, relanzar o sencillamente poner un producto a jugar.
  4. Tan solo permiten alinear las visiones de departamentos como Dirección, Marketing y Producto.
  5. Solo aportan soluciones innovadoras en un mundo cambiante (mobile research, comunidades online, shopper, consumer journey, user experience, social listening… qué sé yo).
  6. Únicamente permiten acercarnos de manera real a un mundo online que, bien lo saben El Rubius y sus acólitos, cada vez está más ahí.
  7. Tan solo permiten a las marcas diagnosticar y gestionar su imagen y posicionamiento.
  8. Únicamente son capaces de ayudar a sus clientes con las decisiones de negocio en un mundo hipercompetitivo.
  9. Tan solo proporcionan ideas accionables que permiten desarrollar las categorías de producto, lo cual es verdaderamente irrelevante.
  10. Y, por último, ahora he leído por ahí que se dice que se atreven a aplicar plataformas de neurociencia para conocer la respuesta inconsciente del consumidor.

No me quiero alargar más -que podría- para no aburrir al lector, pero espero que este breve post sirva para arrojar algo de luz sobre la realidad de un sector.

Mi única intención es dar un verdadero servicio público y poner las cartas encima de la mesa y desenmascarar a las empresas de estudios de mercado.

Si has leído hasta aquí -bendito seas-, y necesitas más información sobre la realidad del sector, contacta conmigo. Pero te diría que rápido, porque me dicen mis contactos que este blog está siendo investigado por actividades subversivas.

Si me hacen desaparecer, que al menos quede constancia de mi testimonio.

 



Mario Arqued

Formado en sociología y psicología social, mi vida es la investigación cualitativa de mercados. Creo en el consumidor-ciudadano y en el análisis de su discurso. Enamorado de la etnografía y de todo lo que tiene que ver con comprender in situ a las personas. La investigación me gusta, pero nada comparable a un buen paseo urbano en bicicleta o a jugar con mis fantásticos tres hijos. Me apasiona todo lo que tiene que ver con la creatividad y el pensamiento lateral.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias IPSOS