Recordando la merienda… ¿cómo es la merienda de los niños españoles y cómo era la de sus padres?

Recordando la merienda… ¿cómo es la merienda de los niños españoles y cómo era la de sus padres?

Las meriendas de los niños españoles son cada vez más sedentarias y el ritmo de vida actual no permite que los padres disfruten de este momento con sus hijos

  • El 40% de los niños españoles meriendan viendo la televisión, jugando a videojuegos o con el teléfono móvil mientras más que la mitad de sus padres aseguran que lo hacían jugando en casa o en la calle.
  • El bocadillo era la principal merienda para el 80% de los adultos, mientras que esta cifra se reduce a la mitad entre sus hijos, en favor de productos como la bollería, sándwich, zumos envasados…
  • La figura del padre tiene cada vez mayor presencia en la merienda de sus hijos, mientras que antes eran en casi la totalidad de los casos las madres las encargadas de esta tarea.

Estas conclusiones se desprenden del Estudio sobre Hábitos de merienda en España, realizado por Ipsos para El Caserío en colaboración con Aldeas Infantiles SOS y que el pasado mes de septiembre fue presentado a los medios. Este estudio pone de manifiesto además diferencias regionales y es que el sedentarismo se eleva al 66% en el caso de los niños andaluces, mientras que los niños del País Vasco, por el contrario, son los que más juegan, tanto en casa como en la calle (59%).

Los cambios de hábitos no solamente se observan en cuanto a alimentos o actividades realizadas, sino que, según este estudio, hemos podido comprobar que la mayoría de los padres aseguran estar muy preocupados por la nutrición de sus hijos. Prácticamente la totalidad de ellos creen que el tipo de merienda que dan a sus hijos influirá en sus valores alimenticios en su futuro y consideran que dan a sus hijos meriendas saludables

¿Meriendas más o menos saludables?

Los resultados ponen de manifiesto que, mientras que la merienda principal de los padres era el bocadillo (80%), los niños han reducido esta cifra a la mitad en los últimos años en favor de una mayor variedad de alimentos (sándwiches, galletas, zumos envasados, bollería…). Cabe destacar que, de padres a hijos, se ha duplicado el consumo de bollería como merienda (de un 12% a un 25%). Este dato es especialmente significativo en las regiones del sur de España, sobre todo entre los niños canarios y andaluces, que toman más sándwiches como merienda (73% de los niños canarios) y bollería (40% de los niños andaluces). Pero no todos son malas noticias, en relación a otro tipo de meriendas más saludables, los adultos tomaban menos leche y fruta (19% y 14%), poniendo de relieve un aumento del consumo de estos productos entre sus hijos (27% y 30%, respectivamente).

La figura paterna, más presente en las meriendas de sus hijos

 En las últimas décadas hemos asistido a un cambio significativo tanto en los roles como en los propios modelos de familia. Por este motivo, los padres recuerdan que eran sus madres las que solían prepararles la merienda (en el 88% de los casos). Pero con el paso de los años, aunque este porcentaje sigue siendo muy elevado, los niños aseguran que cada vez es más el padre quien se encarga de este cometido (13%, frente al 2% de la generación anterior), poniendo de relieve que cada vez más hombres tienen la oportunidad de implicarse en la crianza de sus hijos. Aun así, tanto los padres como las madres encuestados considera que el ritmo de vida actual no les permite disfrutar de esta comida con los pequeños de la casa. Entre muchos de ellos aflora también un sentimiento de nostalgia, a más de la mitad les gustaría que sus hijos pudieran tener meriendas como las que ellos mismos vivieron durante la infancia.

“La merienda es uno de los momentos más especiales en la vida de un niño. Fomentar su nutrición, buenos hábitos y colaborar en la creación de recuerdos positivos, ayuda en su crecimiento y evolución hacia la vida adulta”, Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS.

 



Esther Fuentes

Llevo más de 12 años en el mundo de la investigación de mercados donde he tenido la oportunidad de crecer tanto en lo profesional como en lo personal. Disfruto con mi profesión y me quedo con la satisfacción del trabajo realizado a lo largo de estos años. Soy persona valiente y decidida, no me da miedo enfrentarme a nuevas cosas y por muy mal que vayan siempre pienso “que me quiten lo bailado”

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias IPSOS