Tabaco y cáncer: una relación peligrosa

Tabaco y cáncer: una relación peligrosa

A estas alturas a nadie le sorprende que digamos que el tabaco es nocivo para la salud, muchos estudios lo han demostrado, y además las imágenes en las cajetillas ya se encargan de recordárnoslo. También es conocida la relación entre tabaquismo y un mayor riesgo de desarrollar un cáncer.

En España se diagnostican cada año más de 200.000 cánceres de los que unos 40.000 son atribuidos directamente al consumo de tabaco. El monitor de oncología de Ipsos recoge anualmente datos del tratamiento anti-cáncer de más de 14.300 pacientes de todo tipo de tumores: el 53% de estos pacientes son o han sido fumadores, porque, aunque el riesgo de cáncer disminuye a medida que pasan más años desde que se deja de fumar, no desaparece del todo

Normalmente se asocia el hábito de fumar con un mayor riesgo de cáncer de pulmón, de hecho, casi 9 de cada 10 cánceres de pulmón son causados por fumar cigarrillos y las personas que fuman un paquete diario tienen cada año una media de 150 mutaciones extra en sus células pulmonares y por tanto una probabilidad más alta desarrollar cáncer de pulmón. Pero, también hay otros tumores que se dan más frecuentemente entre fumadores o también exfumadores.

Proporción de fumadores / exfumadores en varios tumores (Monitor Ipsos Healthcare)

  • Vejiga: 89%
  • Cabeza y Cuello: 87%
  • Cerebral y sistema nervioso: 70%
  • Sarcomas: 72%
  • Cérvix: 64%
  • Renal: 59%
  • Páncreas: 56%
  • Hepático: 56%
  • Esófago y estomago: 55%
  • Colorrectal: 52%

Otra tendencia interesante es el hecho de que los casos relacionados con el consumo de tabaco, de cáncer en general, y de cáncer de pulmón en particular, han aumentado significativamente en los últimos años entre la población femenina por la mayor incorporación de la mujer al hábito de fumar: en 2003 el 20% de los pacientes tratados por cáncer de pulmón eran mujeres, este porcentaje se ha elevado hasta el 55% en 2016.

Fumar además de poder causar cáncer, también puede impedir que el cuerpo lo combata. En la era de la medicina personalizada, el hecho de fumar, haber fumado o no es un posible factor a tener en cuenta a la hora de decidir el tratamiento oncológico.  En el caso del cáncer de pulmón del no fumador, ésta es una enfermedad con un enfoque diferente, con mejor pronóstico y con mayores probabilidades de tener dependencia de un oncogen, que se pueda inhibir directamente con terapias específicas. Como por ejemplo, la mutación del EGFR, que es más común en pacientes no fumadores, estos pacientes pueden beneficiarse de tratamientos dirigidos a esta diana terapéutica, como Giotrif (afatinib), Iressa (gefitinib) o Tarceva (erlotinib).  También se están haciendo estudios para analizar si la eficacia de los nuevos agentes de inmunoterapia (la gran promesa del tratamiento anti-cáncer) es mayor o menor en pacientes fumadores o no fumadores.

Es verdad que los tratamientos para el cáncer están mejorando, pero esta enfermedad todavía mata a muchas personas, además, un último dato, se estima que cada cigarrillo acorta la vida nada menos que 7 minutos.

 



Eva Ruiz

Prácticamente toda mi trayectoria profesional la he dedicado a la investigación de mercados, con un foco especial en la realización de estudios para la industria farmacéutica. Los últimos años los he dedicado a entender la relación, desde el punto de vista del marketing, de los diferentes agentes sanitarios y las terapias oncológicas. Puede sonar como un tema muy sensible, pero me alegra pensar, que de alguna manera, puedo ayudar a que se mejore el tratamiento de esta enfermedad tan dura. Siempre me han interesado los temas médicos y me gusta cuando mis familiares y amigos me preguntan como si yo fuera un especialista! Para desconectar, me encanta pasear, ya sea por la ciudad, la playa o la montaña. Nunca he fumado.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias IPSOS