Bienvenido verano: ¡las marcas te estaban esperando!

Bienvenido verano: ¡las marcas te estaban esperando!

Con la llegada del verano no sólo llegan las típicas conversaciones sobre la temperatura y el último sofocón durante el fin de semana o la coordinación familiar para las vacaciones estivales y los lugares posibles para la escapada, la realidad es que la temporada estival trae consigo cambios de ánimo y por tanto cambios en los hábitos, los cuales impactan en el consumo del día a día.

Y aunque podemos encontrar categorías básicas que se mantienen estables a lo largo del año, es verdad que en verano nos convertimos en testigos del aumento de la demanda de ciertos productos de temporada.

Y por supuesto, ¡las Marcas lo saben y están allí para apoyarnos! Por eso, entre otras cosas, el arsenal comunicacional asociado.

A pesar de que a las marcas les gustaría desestacionalizar sus ventas, haciéndolas contantes (y altas) durante todo el año, todas saben de sus momentos fuertes y por ello buscan explotarlos.

El objetivo: maximizar el beneficio mutuo en verano. Las marcas maximizan las ventas en el momento “fuerte” del año y nosotros como consumidores, somos más felices.

Quién no guarda en su memoria la última cerveza fresca en una terraza del barrio, o un buen helado refrescante en una tarde sofocante… ¿A que, en esos momentos, nos sentimos plenos?

El desarrollo de una estrategia de marketing estacional requiere que las empresas inviertan en recursos y planificación para aprovechar los cambios en los comportamientos y las prioridades de consumo que las personas experimentamos.

Conocer y entender las motivaciones de los consumidores que subyacen para las Empresas es clave. No se trata sólo de lanzar promociones o bajar el precio. Se trata de generar experiencias recordables, que perduren en el tiempo.

Lo importante para las Empresas es que sus marcas sean elegidas por más gente, más fácilmente y más a menudo.

Entonces, ¿el nuevo pack, el nuevo sabor de moda o la acción promocional novedosa corren el riesgo de quedar en nada? Podría ser el caso de que éstas no lograsen conectar y construir en la mente de las personas una red: una estructura de memoria única de pensamientos, sentimientos, experiencias, imágenes, historias, asociaciones, colores, sonidos, símbolos y recuerdos que trasciendan el tiempo y nos afecten de manera positiva y por lo tanto a la marca.

Estas redes de memoria positiva nos permiten hacer economía de esfuerzo y constituyen un beneficio para algunas marcas. Se habla de racionalidad limitada. Las redes, influyen en nuestras actitudes implícitas, que son aquellas que aparecen casi automáticamente y en nuestro comportamiento sin conciencia.

Recuperar más fácilmente la marca preferida a la hora de tomar decisiones nos ayuda a hacernos la vida más fácil, y a algunas empresas les permite ser más exitosas, obtendrían más ventas.

Entender estas redes mentales y conectar de manera relevante para las marcas es importante porque, la investigación muestra que las percepciones implícitas puedes ser muy diferentes respecto de las explícitas.

Las actitudes implícitas son “automáticas”, en donde se aprovechan esas redes mentales de asociaciones más fuertemente procesadas; las actitudes explícitas son aquellas en las que uno tiene que invertir tiempo para proporcionar una respuesta. Y ese tiempo de análisis puede verse influenciado o sesgado por factores externos los cuales pueden torcer la decisión final.

Así que, cuando surja la oportunidad para tomar la próxima cerveza o helado, piensa en la última publicidad que viste sobre la categoría o el último comentario de un familiar o amigo al respecto y como ellos te han ayudado a armar el juicio de valor que hoy te permite tomar una decisión… y a disfrutar!

 



Cecilia Aveledo

Me licencié en Marketing y me especialicé en Sociología, convencida de que lo que compramos y como compramos, está definitivamente influenciado por la cultura y la historia que nos trasciende. Empecé a trabajar en Investigación de Mercados un poco por casualidad y desde el principio me dediqué a la evaluación de innovaciones (conceptos y productos), a la salud de las marcas y a tratar de entender el comportamiento del consumidor. Vivo convencida de que el éxito depende no sólo de contar con una habilidad, sino que también de la valentía para atreverse… :)

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias IPSOS